Como introducción al otoño, el grupo de socios y amigos de Vinyana-Donostia se congregó de nuevo en el incomparable espacio abierto del parque de María Cristina, para practicar una vez más con las “herramientas” que nos facilitan la labor de acompañamiento espiritual habituales en el modelo de formación Vinyana.

Y otra vez, el sol y la luz, facilitaron  el disfrute pleno de una rica experiencia.